Test de vitamina D

La Prueba de vitamina D es un análisis en sangre que cuantifica los metabolitos 25- hidroxivitamina D2 y 25-hidroxivitamina D3. El metabolito 25-hidroxivitamina D es la forma circulante principal de la vitamina D en el cuerpo y el mejor indicador del verdadero estado de la vitamina de un paciente. La función biológica principal de la vitamina D es mantener los niveles normales de calcio y fósforo que participan en la mineralización ósea. La vitamina D también influye en la expresión de más de 2000 genes, entre ellos los responsables de la regulación de la proliferación celular, la diferenciación celular, la apoptosis y la angiogénesis. Los efectos inmuno-moduladores de la vitamina D son profundos, como se evidencia por las numerosas condiciones que se asocian con la deficiencia de vitamina D.

Introducción a la vitamina D

La deficiencia de vitamina D se ha ligado a un mayor riesgo de muchas enfermedades comunes y graves, incluyendo algunos tipos comunes de cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares y osteoporosis. La depresión estacional está ligada a niveles bajos de vitamina D, especialmente durante los meses de invierno cuando la exposición al sol es baja. La deficiencia es frecuente en los bebés que son amamantados exclusivamente y que no reciben suplementos de vitamina D. Además, en los adultos de todas las edades que tienen la piel más oscura (aumento de la melanina de la piel) o que siempre usan protección solar o que limitan sus actividades al aire libre, así como las personas mayores confinadas a sus hogares, también son propensos a la deficiencia de vitamina D.

 

Los estudios sugieren que la exposición a la luz solar aumenta la producción de vitamina D en la piel y evita muchas enfermedades crónicas. La vitamina D puede venir de los suplementos y de la dieta, pero hay muy pocos alimentos (pescados grasos, aceite de hígado de pescado y huevos) que contienen de forma natural la vitamina D. Varios alimentos se fortifican con vitamina D, pero la forma sintética con la que se fortifican no es tan potente y no dura tanto en el cuerpo. La prueba de vitamina D puede ayudar a determinar si la exposición al sol es la adecuada y si la suplementación de vitamina D es suficiente y también puede evaluar la probabilidad de mala-absorción o enfermedad del hígado.

Recomendada para las siguientes condiciones:

  • Enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, infarto y derrame
  • Cáncer, especialmente de la próstata, colon, mama y ovario
  • Osteoporosis/osteomalacia
  • Niveles bajos de calcio en la sangre
  • Dolor óseo y muscular crónico en las articulaciones
  • Enfermedad periodontal
  • Diabetes tipo 1 y 2
  • Enfermedades inflamatorias del intestino
  • Artritis reumatoidea
  • Otras condiciones autoinmunitarias (esclerosis múltiple)
  • Fatiga crónica
  • Depresión y trastornos de humor
  • Esquizofrenia
  • Deterioro cognitivo en ancianos
  • Defectos natales

Funciones biológicas de la vitamina D

El receptor de la vitamina D (VDR) es un receptor hormonal nuclear que se activa con el calcitrol, que es la forma activa de la vitamina D. El VDR es expresado en la mayoría de las células en cada órgano del cuerpo y su activación regula más de 2,000 genes.

El rol principal de la vitamina D es regular los niveles sanguíneos del calcio y el fósforo al promover la absorción en el intestino y la reabsorción en los riñones. Los niveles de calcio y fósforo son importantes para la mineralización ósea y para el crecimiento, así como para la prevención del hipocalcémia. La vitamina D es también un regulador inmunitario importante. Promueve la fagocitosis, la actividad anti-tumoral y las funciones inmuno-modulares que juega un papel en condiciones autoinmunitarias.

Recomendada para pacientes:

  • Con cualquiera de las enfermedades relacionadas con la deficiencia de vitamina D (cáncer, diabetes, hipertensión, condiciones cardiacas, esclerosis múltiple, lupus, depresión, Alzheimer, Parkinson, epilepsia, etc).
  • Con osteoporosis, raquitismo o con alto riesgo de desarrollo de osteoporosis.
  • Con dolor musculo-esquelético no específico y persistente.
  • Con señales de depresión o falta de energía.
  • Con problemas gastrointestinales o que han tenido una colecistectomía.
  • Con enfermedad renal crónica.
  • Con sobrepeso con un IMC >25.
  • De edad avanzada.
  • Mujeres embarazadas y pacientes con riesgo de pérdida de hueso
  • Pacientes con cáncer bajo tratamiento.
  • Bebés que solamente toman leche materna o niños sin una dieta balanceada.
  • Que toman más de 50 mcg (2,000 IUs) de vitamina D al día.
  • De piel medio oscura a oscura o quienes no reciben la luz del sol durante al menos 20 minutos al día.
  • Pacientes trasplantados.
  • Sujetos en tratamiento con corticoides. 25-OH VITAMINA D TOTAL (VIT D2 + D3) ng/ml